Valora tu tiempo y a las personas …

Todas las cosas suceden y se mueven gracias a la intervención de las personas. Considera pues en tu lista de prioridades darle un lugar importante a trabajar en las relaciones personales. No permitas que tus proyectos pasen por encima o sustituyan a las personas cercanas a ti.

No justifiques tu falta de atención a las personas por lazos que te unen a ellos ni exijas nada que no puedas dar. Al final de los días, nadie se ha arrepentido de trabajar mucho, pero si de no pasar más tiempo con sus seres queridos. Valora tu tiempo y asegúrate de repartirlo en las personas y actividades que más aprecias.

No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho … Seneca 

Échenle señores!?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *