El problema, no es el problema …

Como dice una conocida canción por ahí…el problema no es problema, el problema es que es conmigo…

Lo que nos daña o nos hiere no es lo que nos sucede, sino nuestra respuesta a lo que nos sucede. Tarde o temprano nos enfrentaremos a situaciones difíciles y complicadas de todo tipo. Nuestra percepción de los acontecimientos es nuestra verdadera realidad.  He aquí la importancia del crecimiento personal ya que las respuestas a los problemas siempre son proporcionales al tamaño de nuestra persona.

No importa lo que nos haya pasado o este pasando o lo que nos pueda pasar, existe un espacio entre esas cosas y nuestras respuestas y eso se llama crecimiento personal. Asegúrate de siempre estar creciendo como persona. Pequeñas acciones diarias terminan por hacer una gran diferencia.

El día que dejes de crecer, ese día empiezas a morir

Échenle señores!?