Causa y efecto …

La ley de causa y efecto es conocida o al menos ha sido escuchada por la mayoría de nosotros, sin embargo no siempre la vivimos como una experiencia de vida. Aún sabiendo de la posibilidad de tener efectos no deseados insistimos en pensamientos y acciones que nos llevarán a resultados negativos.

La reflexión continua nos ayuda a que de manera intencional podamos romper con estos patrones de comportamiento y crear nuevas formas de pensamiento que generen los efectos deseados.

No es lo mismo saber que hacer …

Échenle señores!?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *