Todo cambia …

La mayoría de las situaciones y problemas que enfrentamos son el resultado de no actuar a tiempo o suficientemente. Las cosas cambian constantemente, nada permanece como estaba. Para que las cosas se mantengan y mejoren se requiere un nivel continuo de atención y acción.

Te guste o no, el lugar que ocupas en este momento es producto de tus pensamientos y acciones del pasado. Solo se requiere un pequeño esfuerzo para romper la inercia y así crear una nueva dirección que con el tiempo te llevará a un lugar completamente distinto.

Para lograr lo que la mayoría no logra, hay que hacer lo que la mayoría no hace…

Échenle señores!?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *