Replantea y empieza de nuevo …

Las grandes desilusiones de la vida provienen de expectativas no cumplidas. Somos nosotros mismos con nuestra manera de ver las cosas y de pensar en cómo deberían ser las cosas que creamos estas expectativas. La realidad es que hay muchos factores que no controlamos que pueden alterar los resultados.

El adoptar una actitud positiva de flexibilidad y algo de tolerancia nos ayuda a reducir el nivel de estrés y frustración que generan las expectativas no cumplidas. No tiene nada de malo dar vuelta en U y volver a empezar si es necesario. Hay una gran diferencia entre darse por vencido y empezar de nuevo en otra dirección.

Las apariencias no engañan, lo que engaña son las expectativas…

Échenle señores!?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *