Replantea y empieza de nuevo …

Las grandes desilusiones de la vida provienen de expectativas no cumplidas. Somos nosotros mismos con nuestra manera de ver las cosas y de pensar en cómo deberían ser las cosas que creamos estas expectativas. La realidad es que hay muchos factores que no controlamos que pueden alterar los resultados.

El adoptar una actitud positiva de flexibilidad y algo de tolerancia nos ayuda a reducir el nivel de estrés y frustración que generan las expectativas no cumplidas. No tiene nada de malo dar vuelta en U y volver a empezar si es necesario. Hay una gran diferencia entre darse por vencido y empezar de nuevo en otra dirección.

Las apariencias no engañan, lo que engaña son las expectativas…

Échenle señores!?

Recárgate …

Estamos inmersos en una vorágine de cosas y sucesos que si no tenemos los cuidados necesarios fácilmente nos podemos convertir en víctimas y empezar a caer en actitudes incorrectas que nos llevarán a tener una vida de prisas, impaciencia y malos hábitos que afectan nuestra salud física y mental.

Encuentra tus espacios y formas de recargar pilas y hazlo intencionalmente con la frecuencia necesaria. Al igual que cualquier maquinaria y sistema, tu cuerpo y mente necesitan mantenimiento preventivo para funcionar correctamente. No des por sentado que siempre funcionará o estará bien porque no es así.

Quién soy? Estoy tratando de averiguarlo … Jose Luis Borges

Échenle señores!?

El mejor placebo …

Esta demostrado que creer en algo exterior nos puede cambiar una condición interior. Tal es el efecto placebo de una simple pastilla de azúcar o una inyección de agua salina que nos puede curar de un padecimiento. Mediante el efecto placebo se demuestra el gran poder que tienen nuestras creencias y nuestra mente sobre nosotros mismos.

Y si creyéramos en nosotros mismos en lugar de algo exterior? Y si creyéramos que podemos cambiar algo de nuestro interior en lugar de depender de creer en algo exterior? Imagina el nivel de poder personal que puedes llegar a desarrollar si te conviertes en tu propio placebo.

El placebo más poderoso eres tú mismo … Joe Dispenza

Échenle señores!?

Estás presente ?…

Tal parece que cada vez estamos menos presentes y lo peor del caso es que lo estamos tomando y aceptando como una condición normal de socializar. Basta echar una mirada en las reuniones familiares o de amigos para darse cuenta como cada quien está ahí presente pero ausente en conciencia.

La conciencia es atención y la atención consiste en fijarse en las cosas y advertir todo a nuestro alrededor. Estar presente significa darle la importancia necesaria al momento actual ya sea que estemos solos o acompañados. Nuestra capacidad de estar presente traza el mapa de nuestro destino.

Al fin y al cabo quien quiere estar, está …

Échenle señores!?

Tienes claridad ? …

Lograr lo que se quiere, requiere tiempo, esfuerzo y consistencia. La autodisciplina es lo que hace que estas cosas sean posibles y pone el éxito al alcance. El no saber o tener claro que es lo que se quiere, hace que sea muy fácil desviarse del curso de acción.

Saber lo que es importante para uno y tener la claridad suficiente de nuestros referentes de vida incrementa la capacidad de disciplina y ayuda a evitar salirse por los caminos fáciles de las excusas y pretextos. Las mejores recompensas son para quienes están dispuestos a hacer lo que la mayoría no está dispuesta a hacer.

Todo lo que vale la pena es cuesta arriba … John C. Maxwell

Échenle señores!?

La importancia de las pequeñas decisiones …

Nuestra salud mental y física son en gran parte el resultado de un cúmulo de pequeñas decisiones que hemos tomado durante nuestras vidas. No importa que tan insignificantes puedan parecer. Todas las decisiones se van acumulando y tienen un efecto compuesto que a veces no vemos hasta que los resultados son evidentes y a veces irreversibles.

El camino de la buena salud está formado por simples decisiones que por lo mismo no las hacemos y nos vamos por el camino más fácil y de gratificación más rápida. Anteponemos el placer inmediato a pequeños sacrificios que nos redituará en beneficios posteriores y de manera permanente.

Un deseo no cambia nada, una decisión cambia todo …

Échenle señores!?

Tu red social …

Con el uso desmedido de la tecnología en comunicación hemos desvirtuado el concepto de redes sociales. Como su nombre lo indica las redes sociales son redes que proporcionan soporte social a sus miembros ante cualquier situación. Es un hecho que las personas con sólidas redes sociales tienden a percibir las situaciones con menores niveles de tensión y estrés.

Todos los integrantes de una red social son círculos concéntricos que se dan protección uno al otro en forma de línea defensiva. Procura tener una red social sólida que te permita tener mejores rangos de maniobra ante cualquier situación que se te presente. Familia, amigos, colegas de trabajo, socios, vecinos, clientes, proveedores son parte de tu red social.

En el pasado eras lo que tenías, ahora eres lo que compartes … Godfried Bogaard

Échenle señores!?

Ponte reglas …

Cuando estés tratando de cambiar hábitos, la clave para reducir opciones de distracción es ponerse y seguir algunas sencillas reglas. Estas reglas son conocidas como decisiones de segundo orden, es decir son decisiones de cuando tomar decisiones. El poner reglas por adelantado nos libera de la carga de múltiples opciones.

Las reglas son especialmente buenas al inicio de la adquisición del nuevo hábito que es cuando estamos más expuestos a abandonar o desviarnos del camino. A medida que el comportamiento deseado se vuelve más natural entonces podemos ser más flexibles y espontáneos.

Aprende bien las reglas, así sabrás como romperlas apropiadamente .. Dalai Lama

Échenle señores!?

Simplifica tus opciones …

En el proceso de formación o destrucción de hábitos se requiere una buena dosis de fuerza de voluntad la cual es limitada y se puede ver disminuida y gastada considerablemente ante múltiples opciones de decisión. Entre más opciones tengas aumentas la resistencia del camino y necesitarás más fuerza de voluntad para lograrlo.

La clave está en facilitar lo más posible tus decisiones de tal manera que sean como una segunda naturaleza y no tengas necesidad de acudir constantemente a tus reservas de fuerza de voluntad.

A nadie le falta fuerza; lo que les falta es voluntad … Víctor Hugo

Échenle señores!?