Facilítate el camino …

Dado que ya sabemos que nuestra tendencia es utilizar el camino de la menor resistencia, en la construcción de nuevos y buenos hábitos es de vital importancia facilitar intencionalmente el camino hacia ese nuevo hábito y al mismo tiempo hacer difícil el camino hacia aquellos hábitos que queramos eliminar.

Por ejemplo, si quieres eliminar el hábito de ver demasiada televisión y reemplazarlo con el hábito de la lectura, hay que dificultar el camino para ver la televisión mediante quitando las baterías al control remoto y facilitar la lectura dejando un libro a un lado del control remoto sin baterías. De esta forma es más fácil tomar el libro y empezar a leer que tomarse el tiempo para salir a buscar baterías para el control remoto.

Primero formamos los hábitos, luego los hábitos nos forman … John Maxwell

Échenle señores!?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *