Piensa antes de juzgar …

En ocasiones tendemos a juzgar a los demás porque piensan o actúan de manera diferente a nosotros o a lo esperado. La realidad es que todos tenemos nuestras propias historias, incluso algunas ocultas, que nos definen como personas y hacen que nos comportemos como lo hacemos.

Construimos nuestra óptica de las cosas desde nuestros valores, miedos y apegos la cual es diferente en cada quien. Al liberarse de emitir juicios encontramos menos resistencia lo cual nos da más libertad de pensamiento, más oportunidades y más paz mental.

Juzgar sin conocer, es cómo cuándo los perros ladran a quien no conocen …

Échenle señores!?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *