Si vas a tomar algo, que sean decisiones …

Somos la única especie con vida que tenemos la libertad de la elección así como de fijar expectativas y metas.  Es muy común que se queden nuestras metas guardadas en un cuaderno o archivadas en nuestra mente como un buen deseo. Resulta demasiado fácil caer en la trampa de la rutina y de las distracciones que nos olvidamos rápidamente de lo que inicialmente planeamos hacer.

Se nos dificulta tomar decisiones porque estamos inmersos en un sinfín de actividades que simplemente nos dejamos llevar por la corriente. La mayor causa de fracasos y desilusiones son causados por indecisión y no por malas decisiones. Una vez que se toma la decisión se acaba la agonía del pudiera haber sido.

Un deseo no cambia la vida; una decisión lo puede cambiar todo … Anónimo 

Échenle señores!?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *