No pierdas el control …

La principal batalla que debemos librar es con nosotros mismos. No son los hechos los que nos alteran, sino nuestra interpretación sobre esos hechos. No son las personas las que nos alteran, sino nuestros juicios sobre esas personas.

No siempre puedes controlar lo que ocurre o las reacciones de los demás, pero siempre puedes controlarte a ti mismo. Para ello es muy útil no estar continuamente etiquetando todo en bueno o malo. Cuando desaparece el juicio, la vida adquiere otra dimensión, otro color.

«El que domina a otros es fuerte, el que se domina a sí mismo es poderoso» — Lao Tse

Échenle señores !?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *