Actúas por costumbre o por convicción …

Pocas veces el ser humano cambia por iniciativa propia, sino que lo hace cuando no le queda más remedio. La costumbre casi siempre tiene más poder sobre nuestras vidas que el deseo de mejorar. Por lo regular los cambios auténticos y verdaderos son producto de crisis como enfermedades, accidentes, quiebras de negocios, muertes, etc.

El impacto emocional de alguna de estas situaciones es tan grande que suele dar lugar a una reacción positiva generando un cambio que de otro modo no se hubiese dado. Por otro lado, si eres de los que tienen una gran claridad y una fuerte convicción de quién eres y adónde quieres llegar, harás los cambios necesarios de manera natural.

Pequeños ajustes diarios, llevan a un cambio extraordinario

Échenle señores!?