Vivir para servir …

A lo largo de nuestras vidas, todos tenemos tres tipos de motivaciones que son las que nos hacen salir adelante. La motivación extrínseca, que es aquella que adquirimos con cosas materiales, que usualmente tienen que ver con el dinero (bienes, vacaciones, experiencias); la motivación intrínseca, que se obtiene a través del crecimiento y desarrollo personal (desarrollo de talentos, creación de hábitos, aprendizajes); y la motivación trascendente, que es aquella que nos hace sentir bien cuando contribuimos a alguna causa (servicio social, ayuda desinteresada a los demás).

Esta última motivación es la que más satisafaccion produce, la que más da sentido a la vida y la que permite autorrealizarse.   Si tu único fin es ganar dinero, nunca estarás satisfecho. El dinero es solamente un medio y no un fin.  El dinero es un buen siervo, pero un mal amo.

Sin un corazón rico, la riqueza es un terrible pordiosero… Emerson

Échenle señores!?

4 opiniones en “Vivir para servir …”

  1. Me encanto esta reflexion:..
    cuando miramos hacia afuera y tratamos de ayudar, servir.. nos causa satisfacción, aunque algunas nos olvidamos mirar hacia dentro, y no ponemos atención en lo que debemos cambiar internamente o personalmente, porque tenemos la sensación de bienestar el estar sirviendo a los demás (afuera) y una anestesia y una excusa para no tomar las riendas de nuestro propio cambio y bien estar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *